Debimos respetar su derecho a aliarse hasta con el diablo (como decía Lenin)

Si prestan atención a esta materia no serán engañados tan fácilmente como sus padres a la hora de votar”, reza una viñeta de la que desconozco su autoría y en la que vemos a una profesora frente a su alumnado de Historia regalándoles este sabio consejo. Y yo añadiría, tampoco serán engañados a la hora de hacer política”.

En pocas horas se armó un revuelo tremendo en redes sociales al saberse que El Partido Feminista había sido convocado a una rueda de prensa que organizaba el Instituto de Política Social (IPSE), y a la que iban a acudir bastantes medios de comunicación de ámbito nacional.

También estaba convocada la Confluencia del Movimiento Feminista, que tras investigar el IPSE no tardó en anular su asistencia comunicándolo a través de un tuit: Desde @confluenciaMF queremos anunciar que NO formamos parte de la convocatoria de esta rueda de prensa ni asistiremos a ella. Muchas gracias.

El Partido Feminista por su parte, aunque en un principio iba a acudir representado por su presidenta Lidia Falcón, emitió la tarde de antes a la rueda de prensa el siguiente comunicado: Reunida la Comisión Política del Partido Feminista de España, el lunes, día 8 de febrero, a las 19h., ha tomado la decisión de no asistir a la rueda de prensa programada por el Instituto de Política Social, para el martes, 9 de febrero.

Antes de que el PFE anulara su cita, la gran mayoría del Movimiento Feminista había estado muy inquieto por el hecho de que Lidia Falcón acudiera a una rueda de prensa invitada por Pablo Hertfelder, presidente del IPSE. Y camaradas feministas que sin pertenecer, militar, ni acudir a los llamamientos del Partido Feminista, reprobaron al partido para que abandonara la acción, obviando que el Partido Feminista es el más antiguo del mundo, y que su presidenta Lidia Falcón, es una experta política de ideología de izquierdas con muchos años de ejercicio a sus espaldas, y que es considerada peligrosa por los enemigos del feminismo (por sabia), y de ahí que se la esté silenciando en redes sociales, en prensa digital y en medios de comunicación, sobre todo los llamados de izquierdas, y siendo investigada por la fiscalía del odio con una denuncia que puede acarrear en su persona de 1 a 6 años de prisión, más multa, tras la denuncia del lobby trans. Y aquí entono el mea culpa y me incluyo en que quizás debimos respetar su derecho a aliarse hasta con el diablo (como decía Lenin), para aparecer en medios que normalmente la tienen censurada y explicar los peligros de la posible aprobación de la ley trans presentada por Unidas Podemos bajo el beneplácito del PSOE, que la ha llevado a declarar como investigada el pasado 14 de diciembre ante la fiscalía del odio de Madrid.

Nos guste reconocerlo o no, que el movimiento feminista presionara para que no acudiera a la rueda de prensa, fue censurarla también

En el libro “El poder de las mujeres y el estado del bienestar”, publicado en 1990, Helga María Hermes nos explica que en Noruega las mujeres tuvieron su espacio en el poder, que, organizado y administrado por mujeres en su totalidad, se ocupaban de todos los asuntos benéficos desde sus puestos institucionales de asistentas dentro del Ministerio de Asuntos Sociales, mientras que los hombres se dedicaban a la economía y el resto de los asuntos significativos del país. Venía a explicar con una frase muy acertada que los hombres hacen política y las mujeres hacen feminismo, convirtiendo el Feminismo en un movimiento cultural y social. Analizando lo que está ocurriendo treinta años después, parece que continuamos siendo un movimiento cultural, en el que escribimos artículos y libros y damos charlas a compañeras a las que no hace falta convencer de nada, puesto que están en la misma línea. No estamos trabajando de una manera práctica con el objetivo de llegar al Gobierno y tener el poder de firmar el Boletín Oficial del Estado (el BOE), como tan sabiamente dice Lidia Falcón. Ni tan siquiera estamos trabajando para llegar a “esas mujeres que viven supeditadas a sus maridos de derechas, dueños y señores del mando de la televisión y de la prensa que debe leerse en su casa.” (Celia Arenas). Parece que la única feminista pragmática en este asunto está siendo Lidia Falcón, que utiliza los medios de derechas como altavoz con el fin de llegar a esas mujeres que solo reciben mensajes de televisiones y prensa de derechas y necesitan pedagogía feminista.

El hecho de que el Partido Feminista hubiese acudido a la rueda de prensa junto al Instituto de Política Social, en realidad no hubiera supuesto ninguna tragedia. Examinándolo desde un punto de vista de estrategia política, vamos a recordar de la mano de militantes del Partido Feminista de España algunas maniobras similares que se llevaron a cabo en el pasado.

Miembros del partido de Lenin escribían en periódicos zaristas antes de la Revolución, unas veces con seudónimo y otras con su nombre verdadero. En España, durante el franquismo, escritores de la oposición clandestina publicaban artículos en periódicos del régimen como Pueblo, Ya, Madrid, Informaciones o ABC. Yo estoy convencido de que el medio no condiciona el mensaje. Si un artículo o una entrevista que contiene ideas de izquierda, de progreso social se publica en un medio de derechas, incluso de ultraderecha, el artículo o la entrevista sigue teniendo un contenido de izquierdas. Jean Paul Marat y Denis Diderot aprovecharon medios monárquicos (que eran todos) para difundir sus ideas revolucionarias antes de la toma de La Bastilla. El Capital de Karl Marx era conocido en Rusia desde mucho antes de la Revolución de Octubre porque lo tradujo y publicó una editorial zarista. No deberíamos de olvidar la frase de Lenin que le costó discusiones con algunos de los suyos: “me aliaría con el diablo si con ello consigo hacer la Revolución”.  Y puso en práctica esa idea cuando aceptó el plan de un oficial alemán para entrar en Rusia clandestinamente.” Jorge Saura, miembro de la Comisión Política del Partido Feminista de España.

El mayor mérito que se hizo en este país en el año 31 fue el voto de la mujer, y se logró gracias a que Clara Campoamor pactó con la derecha”. Elena Rábade, miembra de la Comisión Política del Partido Feminista de España.

En el año 74 antes de morir Franco, la Junta democrática hizo una coalición de todos los partidos, en la que el Partido Comunista no tuvo ningún problema en aliarse con el Opus Dei con el fin de traer la democracia a España. Se juntaron todas las tendencias políticas. El objetivo era llegar al kilómetro cero, empezar un proceso constituyente y hacer una España democrática. Hasta allí estaban todos de acuerdo, aunque todos tenían su propia ideología y muy encontradas las unas con las otras. Les unía en ese momento el cambiar el régimen político de España. Celia Arenas, miembra de la Comisión Política del Partido Feminista de España.

El Frente Popular se formó con todos los partidos republicanos, y el primer presidente de la República, don Niceto Alcalá Zamora era católico. En Cataluña, bajo la dictadura se creó la Asamblea de Cataluña con todos los partidos antifranquistas, incluidos los católicos” […] “Roosevelt, Churchill y Stalin se aliaron para ir en contra de los nazis” […] “Carrillo pactó la Transición con Suárez” […] “Hace dos días Sánchez le ha dado las gracias a Abascal por haberle permitido aprobar el plan de recuperación de Europa”. “Parece que como son hombres, y los hombres sí tienen permitido hacer política, nadie les critica sus alianzas”. Lidia Falcón, presidenta del PFE y miembra de la Comisión Política.

No olvidemos a políticos como Julio Anguita y Pablo Iglesias dando su discurso en televisiones de corte de derechas. Nunca leí ni escuché nada en contra de su participación, pero cuando Lidia Falcón es llamada por un medio de derechas y acude aprovechando el altavoz para difundir el mensaje feminista y de izquierdas, el movimiento feminista se estremece e incluso llega a hacerle campañas en contra en redes sociales encabezadas por tuitstars feministas como Barbijaputa, consiguiendo incluso la expulsión de Lidia Falcón del medio digital Publico.es en el que llevaba 15 años escribiendo. ¿Por qué actuamos con semejante intolerancia y agresividad contra la única feminista que se atreve a hacer política (como la de los hombres)?

Reconozco que hasta hace poco yo misma actuaba de igual manera, admito que me movía por ignorancia, por olvido o por no haber estado atenta en las clases de Historia, como cita la viñeta con la que he empezado este texto. Es algo que estoy solucionando con el curso de Marxismo que imparte Lidia Falcón.

Invito al movimiento feminista a la reflexión, a estudiar y aprender las estrategias políticas tan importantes del pasado que sirvieron de mucho, y a no temer a la hora de utilizar a nuestro favor cualquier recurso que por suerte se nos pueda poner delante, porque si algo nos falta al movimiento feminista es precisamente los recursos de los que sí disponen los hombres, que no sienten ningún pudor ni temor utilizarlos.

Creo sinceramente que perdemos oportunidades siendo tan escrupulosas. De veras pienso que debemos salir de nuestra zona de confort, esa en la que nos leemos, escuchamos y felicitamos las unas a las otras, y difundir fuera de nuestra esfera el importantísimo mensaje feminista y luchar por llegar a ser nosotras las que presenten y aprueben las leyes.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. M. Jesus dice:

    Un artículo muy significativo y explicativo de nuestra militante Cristina Serrano para poder llegar a conseguir un movimiento feminista revolucionario y llegar a conseguir nuestros objetivos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s