El falso síndrome de alienación parental

Y la desvinculación de los niños/as de su madre

Ya hace más de un año que una jueza le arrancó a Silvia a sus dos hijos de 4 y 7 años, entregando al pequeño al presunto abusador, y a la hermana mayor a un centro de menores

El Congreso de los diputados ha aprobado el 15 de abril de 2021 una ley innovadora para la protección a la infancia y la adolescencia frente a la violencia. En ésta, al fin, se comienza a identificar el Síndrome de Alienación Parental (en adelante, SAP) con la violencia hacia las mujeres y sus hijos/as.

Se identifica y se legisla sobre algo que había anulado las declaraciones judiciales de los menores, en base a un inexistente síndrome que jamás ha sido reconocido científicamente. El SAP o Síndrome de Alienación Parental.

Y había anulado, sobre todo, las declaraciones de los menores que no querían ver a un padre abusador o maltratador de ellos o de su madre, alegando que la misma les había “comido el coco” y no era por el miedo que les infundía su progenitor, como mínimo violento, aunque tan sólo sea verbalmente, y en sus actitudes corporales.

¿Que no saben lo que es que te griten o se te aproximen apabullándote y con malas formas? Seguro que sí, porque la que no lo ha visto en su casa, desgraciadamente le ha tocado verlo en la calle, en el colegio o en el trabajo.

El falso SAP se lo sacó de la manga un médico psiquiatra norteamericano, Richard Gardner, en 1985. Y, fíjense, justo lo descubre cuando se encuentra en plena pelea por la custodia de sus hijos, que no quieren saber nada de él. Todo esto, mientras corrían rumores de pederastia sobre el Garner.

Según éste, en más del 90% de los casos la madre aliena al niño/a contra el padre, en el contexto de la disputa por la custodia. Y ello se hace en muchos casos alegando falsas acusaciones de agresión sexual hacia los hijos/as por parte del progenitor varón. O, en casos más leves y más a la orden del día, de ser violento.

Eso sí, según muchos juzgadores, se puede ser violento pero selectivo, sólo es violento con unos, pero con otros no. Yo pensé que ser violento era una característica de tu carácter que podía manifestarse en cualquier momento y con cualquiera. Eso sí, ser violento no implica ser tonto o carecer de instinto de supervivencia y no distinguir que cuando el bicho que tenemos en frente es más grande, mejor controlamos nuestro impulso natural.

Esta idea de que la violencia se aplica en exclusividad contra la pareja y no afecta a los hijos viene alimentado por el mito de la mujer pérfida y provocadora que saca de quicio al pobre marido. A 1.050 muertes de mujeres, desde que las contamos, nos ha llevado esta historia. Y a unos cuantos menores desgraciadamente.

Porque lo de “violento selectivo” es algo que tampoco existe. “Acojonao” con los que son más fuertes que él, sí. Pero nada más.

Y es que el SAP ha llevado a que nuestros juzgados archiven en más de 90% de las denuncias por abuso o agresión sexual a menores por parte de su progenitor. Cuando destapemos esta olla, el olor va a ser más que a podrido. Y en otros muchos a que convivan con un padre violento sin tan siquiera la protección de su madre. Que es además la que más conoce el tipo de violencia que ejerce y más puede distinguir los síntomas.

Gardner propuso que en tales casos se otorgara la custodia del menor al progenitor rechazado, interrumpiendo totalmente la comunicación con la madre. Perfecto para un agresor sexual o para un violento que quiere perpetuar el maltrato a su exmujer, utilizando como instrumento a los menores.

Seguidamente, la madre debía ser tratada por un experto en SAP, mientras se “desprogramaba” al menor. Menores que, difícilmente, en el resto de su vida se atreverán a volver a contar nada del tema. Pero sí, sufrirán las consecuencias psicológicas o psiquiátricas de haber sido apartados de la única persona que les protegía, sus madres. Y de haber sido ninguneados, no escuchados y no creídos, más que por sus madres. De quien deducirán que es un ser que no puede protegerlos, y mejor nos alineamos con los más fuertes.

Este disparate del SAP no ha sido reconocido por ninguna asociación profesional, ni científica. Su inclusión, como patología, fue rechazada en los dos grandes sistemas diagnósticos de salud mental utilizados en todo el mundo: el DSM-V de la Asociación Americana de Psiquiatría y el ICE-10 de la Organización Mundial de la Salud. Y esto, porque en palabras de ellos mismos no existe evidencia científica que avale el SAP.

En nuestro país la guía de El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ (Consejo General del Poder Judicial, que es el órgano de gobierno de los jueces) recomienda que no se aplique el síndrome de alienación parental por ser un síndrome no científico. Y que no aparece en las guías sobre diagnóstico de salud mental.

Términos tales como alienación parental pueden ser usados para culpar a las mujeres de los miedos o angustias razonables de los niños hacia su padre violento”.

A pesar de esta recomendación, muchos órganos judiciales han seguido aplicándolo con ese mismo nombre. Y otros lo han disfrazado llamándole de otra manera, pero con las mismas prescripciones y diagnósticos.

Por ello, la transcendental importancia de la normativa expresa, que se refleja en la aún no publicada Ley de Protección a la Infancia y la Adolescencia contra la Violencia. En su artículo 10 expresa claramente:

Artículo 10 bis (nuevo). Derecho de las víctimas a ser escuchadas:

Los poderes públicos tomarán las medidas necesarias para impedir que planteamientos teóricos o criterios sin aval científico que presuman interferencia o manipulación adulta, como el llamado síndrome de alienación parental, puedan ser tomados en consideración”.

Por tanto, la aplicación de este síndrome es tanto ilegitima como ilegal y las resoluciones basadas en el mismo podrán impugnarse como prueba en juzgados y recurrirse en los procedimientos judiciales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s